Cómo funcionan los invernaderos

Cómo funcionan los invernaderos

Cuando buscamos implementar un invernadero para hacer crecer los cultivos, necesitamos de profesionales que nos ayuden a la hora de desarrollarlos e instalarlos. Aún así, aunque contemos con su ayuda, es bueno saber algunas nociones básicas sobre los invernaderos y cómo funcionan. 

Los invernaderos, como idea principal, ayudan a hacer crecer los cultivos gracias a las condiciones regulables y adaptables que ofrecen los invernaderos en cada momento: unas condiciones adecuadas según el tipo de cultivo. Se intensifica así la producción de los mismos y generan beneficios. Entonces…

¿Cómo funcionan los invernaderos?

 

Cómo funcionan los invernaderos

 

Aunque existen distintos tipos de invernaderos y sus funcionalidades son diferentes, hay una serie de funciones y características comunes que son las mismas para todos. 

Un invernadero se compone, dicho mal y pronto, de techos y paredes. Ambos son  translúcidos y dejan pasar la luz del sol para calentar los objetos que hay en el interior. De forma artificial se pueden crear las condiciones ideales para el desarrollo del cultivo sin importar los cambios de temperatura que sucedan en el exterior. Sus paredes translúcidas pueden ser tanto de plástico como de cristal. 

De esta forma, dentro del invernadero se crea un microclima que mantiene, según la necesidad del cultivo, las condiciones necesarias para su crecimiento. Así se puede controlar el calor que entra y sale, para que el ambiente del interior sea el óptimo, posibilitando incluso que se pueda cultivar en zonas más frías o en invierno. 

Para saber qué es y cómo funcionan los invernaderos debemos conocer sus principales características. Aunque, como hemos mencionado anteriormente, existen distintos tipos de invernaderos, hay cuatro características que todos deben cumplir:

  • Luz solar: ésta es imprescindible para el crecimiento de los cultivos que se encuentran en el interior, por lo que es importante que este se sitúe en una zona donde mínimo haya 6 horas de luz de sol diarias.
  • Humedad: es importante controlar con exactitud el porcentaje de humedad, porque si el porcentaje es muy elevado, puede dar lugar a plagas que perjudican los cultivos. 
  • Ventilación: la correcta ventilación es necesaria para controlar la temperatura del interior y que los cultivos crezcan de forma adecuada.
  • Control de temperatura: el requisito más importante de todos. ¿Por qué? Porque una de las funciones principales que tienen los invernaderos es la de garantizarla temperatura correcta para los cultivos. La radiación solar que atraviesa la estructura translúcida, provoca un calentamiento en el interior del invernadero que permite incluso cultivar en invierno.

Ahora ya conoces las nociones básicas sobre invernaderos. ¿Tienes un proyecto entre manos, quieres saber más sobre ellos y necesitas de profesionales? En MSC tenemos distintos tipos de invernaderos que se ajustan al cultivo, a la región y a las condiciones climáticas necesarias.

¡Contacta con nosotros y síguenos en Facebook para estar al día de nuestras publicaciones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba