Las protestas de un grupo de 300 agrices deslucen la XXV edición de Expo Agro-Almeríaultor

La última edición de Expo Agro-Almería, celebrada entre los días 25 y 27 de noviembre, se vio empañada por las protestas que un grupo de unos 300 agricultores protagonizaron el día de la inauguración. Ante la tensión generada por los manifestantes, que paralizaron la feria, e incluso causaron desperfectos en algunos stands de expositores, los organizadores se vieron obligados a cancelar las actividades programadas para la jornada inaugural. Afortunadamente, la actividad comercial pudo reanudarse en los días siguientes, tras un encuentro entre los organizadores del evento y los representantes de los agricultores.

Las quejas de los agricultores venían motivadas por la actual crisis de precios hortícolas y la pérdida de renta agraria. El grupo de alrededor de 300 agricultores, que al parecer fueron convocados a través de redes sociales y que no pertenecían a ninguna organización agraria, irrumpió en el interior del Palacio de Congresos y Exposiciones de Aguadulce profiriendo gritos y haciendo sonar bocinas. Los representantes de este grupo expresaron su rechazo a la feria por “no tener el campo nada que celebrar” y exigieron su clausura, extremo que los organizadores del evento pudieron evitar tras reunirse con los agricultores. Tras esta tensa jornada de apertura, la feria siguió su curso sin más sobresaltos, pero la sensación entre los expositores fue que los incidentes causaron un descenso en el número de asistentes.

Una vez recuperado el pulso negociador en la feria, IMA-MSC pudo establecer algunos contactos con empresas y profesionales procedentes de Latino América. La presencia en la exposición de empresas y profesionales procedentes del extranjero fue más que notable, y es algo que debe agradecerse al esfuerzo que este año hizo la organización por la internacionalización de la feria. Unas 300 marcas procedentes de multitud de países acudieron a Expo Agro-Almería, lo que supuso una excelente oportunidad para que productores de la zona y la industria auxiliar nacional pudieran llegar a interesantes acuerdos comerciales con países de mucho potencial importador.

Sin duda los incidentes de la jornada inaugural mermaron el alto potencial comercial de una feria más internacional que nunca, pero el resultado de los dos últimos días palió en parte el daño causado a los expositores por el cierre prematuro del primer día. Y con respecto a las protestas, si bien las formas pudieron ser discutibles, los momentos de tensión protagonizados por los manifestantes son comprensibles dado el estado actual de la agricultura en España. Esperemos que las autoridades presentes durante las protestas tomaran nota. Más allá de tomar medidas a corto plazo en las políticas de precios, serán necesarias medidas de mayor calado. Sin una adecuada intervención de la administración en forma de subvenciones y ayudas para la innovación, el sector hortícola español lo tendrá complicado para competir en igualdad de condiciones con otras potencias emergentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba