Por qué se llaman gases de efecto invernadero

Por qué se llaman ‘gases de efecto invernadero’

En muchas ocasiones hemos escuchado hablar de tipos de gases, de la importancia de la ventilación, de cómo se deben acondicionar los invernaderos según los cultivos… Y hoy en el blog hablamos de los gases de efecto invernadero: por qué se llaman así y qué son.

En la anterior publicación os explicamos las funcionalidades de los invernaderos. Vimos las distintas características que deben cumplir y la importancia de cada una de ellas. Y como mencionamos anteriormente, dentro del invernadero se crea un microclima gracias la luz del sol que dejan pasar sus paredes y techos translúcidos aumentando la temperatura del invernadero. De esta forma se puede controlar el calor que entra y sale, para que el ambiente del interior sea el óptimo.

 

 

Pues bien, el efecto invernadero que sucede como consecuencia de los gases invernaderos es esencial para que podamos vivir con estas condiciones en el planeta tierra, es decir, tal y como lo conocemos hoy. Si no fuese por el efecto invernadero, la temperatura media del planeta tierra sería de unos -18 o -20 grados centígrados.

A pesar de que los gases invernaderos forman menos del 0,5% de todos los gases del planeta tierra, su existencia es decisiva en cuanto a lo que al sistema climático se refiere. ¿Pero por qué se llaman gases de efecto invernadero? Veamos.

 

Por qué se llaman gases de efecto invernadero

La vida en la tierra depende de la luz y la energía que llega del Sol, y más de la mitad de la luz suministrada por esta gran bola de fuego pasa a través de las nubes y el aire hasta llegar a la superficie, donde se absorbe y posteriormente se emite en forma de ondas infrarrojas, comúnmente llamadas calor.

Así, los gases de efecto invernadero reciben su nombre porque, de manera en que pasa la luz hacia el invernadero a través de sus techos y paredes translúcidos y elevan la temperatura interior de los invernaderos, estos gases conducen al aumento de la temperatura de la superficie de la tierra al interactuar con la energía que proviene del Sol. Aunque la manera de atrapar el calor de un invernadero es muy diferente a como funcionan los gases de efecto invernadero, a su efecto se le denomina efecto invernadero.

Es interesante destacar también que algunos quehaceres humanos intensifican el efecto invernadero de forma natural, al incrementar las emisiones de gases de efecto invernadero modificando así la composición de la atmósfera terrestre. ¿Cuáles? Por ejemplo, la quema de combustibles fósiles o la deforestación.

La deforestación de los bosques y las selvas, y en general la pérdida de la vegetación, contribuye al calentamiento global porque al deshacerse la vegetación también se emiten gases de efecto invernadero, de nuevo modificando la composición de la atmósfera y alterando así el sistema climático terrestre.

Deforestación

Si quieres, puedes contactar con nosotros a través de nuestra red social, Facebook o bien mediante la web. Estaremos encantados de atenderte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba